El valor histórico y antropológico de este singular patrimonio cultural reside sin duda en la representación prácticamente inalterada de sus rituales años tras años y en una programación tan brillante conservada hasta hoy por las distintas generaciones que han pasado por la Hermandad. No todas las fiestas de este tipo tienen la misma fuerza, la misma riqueza, la misma autenticidad o la misma complejidad estructural, y es muy difícil que se perpetúen y que se mantengan vivas con el paso de lo siglos, sin desvirtuarse. En este sentido, no es exagerado afirmar que las Fiestas de Pascuas de Puebla de Don Fadrique son una auténtica joya de la etnografía popular andaluza, cuyo interés es reconocido hoy por notables antropólogos de las más prestigiosas universidades andaluzas.

Por otro lado, no hay que olvidar la escasez de Fiestas de carácter invernal existentes en Andalucía, siendo sin lugar a dudas las Fiestas de la Pascua de Puebla de Don Fadrique una de sus más destacadas representaciones. Seguramente ha sido éste uno de los argumentos que más se valoró el año 2009 en la Consejería de Turismo Comercio y Deportes de la Junta de de Andalucía, cuando oficialmente se declararon las Fiestas de Pascua de Puebla de Don Fadrique Fiestas de Interés Turístico de Andalucía